Bienvenidos a mi

El secreto de nunca renunciar a los sueños

Jaime Pabón Celis

septiembre 14, 2022

 

SE VALE SOÑAR

La sal de la tierra: Mateo 5:13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se ha vuelto insípida, ¿con qué se hará salada otra vez? Ya para nada sirve, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres.

William Wilberforce, entre los siglos XVIII y XIX, vivió un profundo deseo del cómo, de qué manera y qué tenía que hacer para transformar una sociedad donde imperaba la esclavitud.

Algunos le decían: mira la esclavitud es legal. Fue legal en Grecia, fue legal en Roma, porqué no lo va a ser en Inglaterra?

Otros le decían: es cierto. Es inmoral el sufrimiento de miles de seres humanos es terrible. Aún así, dedícate a otras causas porque te vas a dar en la pared.

Otros le decían , tienes razón. Pero el daño que le hace a la economía de Inglaterra en tiempos de guerra contra Napoleón es terrible. Olvídate de esto. Eso es casi una traición de estado evitando que la nación recibiera recursos para enfrentar la guerra contra Napoleón.

Aún así William Wilberforce FUE UN REFORMADOR DE LA ESCLAVITUD, continuó, y fueron más los buenos que se sumaron que los malos para esta causa. Se le unieron los Quaqueros, Bautistas, Metodistas y de una pequeña luz a su inicio, al final se abolió la esclavitud poco antes de su muerte, después de años de lucha en el Parlamento Inglés. (Dice la Palabra de Dios en Marcos 9:23..”al que puede creer, todo le es posible”)

Y al igual que en lo personal que cito a veces el discurso de Martin Luther King de la famosa proclamación de TENGO UN SUEÑO, también luchando por la emancipación y/o libertad de la discriminación o esclavitud en su país, deseo citar una declaración que un día escuché de un hombre filosofo, teólogo, escritor y a lo cual me adhiero totalmente y adicionalmente complemento alguno de los apartes, a propósito del tipo de esclavitud de los tiempos actuales a los que quieren someter a nuestros niños, jóvenes, generaciones, sociedad, familias, aquellos poderosos que en su arrogancia se creen dueños del mundo y de la vida, con derecho a decidir sobre la ética, moral, familia, hijos y valores de la sociedad:

Sueño en que habrá un momento, al igual que hoy, donde al contemplar la esclavitud física del siglo pasado decimos: que vergüenza que la condición humana haya caído tan bajo y que cualquier nación que trajera esclavos, fuera España, Inglaterra, Portugal o Francia se tuvieron esas prácticas.

Sueño en que habrá un momento, en muy poco tiempo, y anhelo vivirlo, para que contemplemos y digamos que la “esclavitud moderna” de finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI como algo del pasado, y podamos decir: que vergüenza (!!!), que cualquier nación, corporación, élite o grupo financiero, quiso imponer agendas ocultas que trajera esclavitud, a la sociedad actual, fueran ellos los grupos de inversionistas más “fuertes” del sistema económico. (las Big Tecno, los Big Medios, las Big Farma, las Big Food, entre otros), pretendiendo cauterizar conciencias mediante quirúrgicos procesos de ingeniería social, destruyendo, implotando y explotando cualquier expresión límpia, honesta, ética, veraz del comportamiento humano y pretendiendo relativizar todo..

Que nos parece increíble que alguien, o gobiernos o políticos con doble moral pudieren apoyar esta forma de comportamiento de los seres humanos.

Yo sueño en que habrá un momento en que miraremos atrás y diremos, que vergüenza que hubo un momento en que existía gente y una sociedad que defendía la muerte, la eutanasia y el aborto y lo querían implantar, pero a Dios gracias eso ya no es posible y cualquier niño nacerá en este país y cualquier vida se respetara sin importar los años que tenga.

Y sueño con que hay un momento en que miraremos hacia atrás y diremos: que vergüenza que en algún momento se pretendía destruir a las familias. El querer enfrentar a hombre o mujeres, en contra de la naturaleza humana, y que eso sea cosa del pasado y la familia se salvó y se fortaleció en nuestra nación.

Y sueño con que haya un momento en que digamos:
• al principio estábamos asustados,
• al principio no sabíamos muy bien que hacer,
• al principio sentíamos las tentaciones de encerrarnos en las iglesias,
pero gracias a Dios, eso fue una cosa del pasado y salimos a la calle, a los diferentes esferas de la sociedad, y fuimos sal para que mi nación no se corrompiera, y fuimos luz para que mi nación no anduviera en oscuridad en medio de las tinieblas. Y vimos como Dios actuaba, nos respaldaba y transformaba poderosamente esta nación, Colombia y América Latina, como nunca lo había hecho en los siglos anteriores.

Y sueño sinceramente que ese sueño se convertirá en realidad.

-JotaPeCe

Categorias:Liderazgo

Artículos relacionados